Un sueño indoamericano

Entre coplas y cardones

In Uncategorized on 12 abril, 2013 at 20:55
Coplera de Amaicha del Valle

Coplera de Amaicha del Valle

Una parada obligatoria en el viaje fue Amaicha del Valle en la provincia de Tucumán al norte de Argentina, el árido clima mezclado con el calor de su gente no propuso un mes de tranquilidad en sus tierras. Sitio de etnias originarias, como los Amaichas y otras cercanas como los Quilmes.

Encontramos un sitio tranquilo en un camping semidesértico fuera de temporada turística. Allí nos instalamos. No teníamos luz, solo la del sol que abrazaba al mediodía y un fresco agradable se posaba sobre el valle hacia la noche.

Este lugar se conoce por su calidad musical, la Copla es el sonido que retumba detrás de los montes áridos y el viento seco que se esparce sobre el territorio. Es un estilo musical que heredaron de los antepasados, interpretándose a través de una caja compuesta de dos parches de cuero de cabra que a medida que se recita y se interpreta la copla este acompaña con golpes acentuando las estrofas.

Felisa Arias de Valderrama

Felisa Arias de Valderrama

Entre las copleras del valle encontramos a Felisa Arias de Balderrama, que vive en Encalilla a poco de Amaicha. Sus noventa y tres años la mantienen firme en su ser y su lucha. En sus historias se encuentra haciéndole frente a un camión de militares que defienden a los intereses capitalistas, gritándoles “bajen si son tan valientes, yo no me voy a mover, mátenme si tienen agallas!”. Nos provocó estar con ella en su casa. Cuida de un hijo adoptado que la ayuda con los animales, consigue combustible para encender la bomba y así poder regar la huerta que posee, nada la detiene en el intempestuoso vibrar de la vida. Nos repitió esos días “Vivir no es vivir, sino saber vivir”.

Sitio arqueológico los Quilmes

Sitio arqueológico los Quilmes

Nos invitó a las Ruina de los Quilmes. Mientras nosotros caminamos entre muchos años de historias ella descanso debajo de la sombra de un pequeño Algarrobo. A nuestra vuelta la encontramos sentada haciendo reír a unos turistas de Buenos Aires, siendo estos listos al hablar deseaban hacerle pisar el palito a Felisa, pero como el diablo más sabe por viejo que por diablo… Al acercarnos escuchamos que alguien le preguntaba en tono de broma -¿y usted, no toma alcohol?-.

-me afloja las piernas.- contestó ella.

-¿se le doblan?

-no ¡se me abren!- dejando a este atónito y a los demás doblados de la risa.

En su hogar

En su hogar

Conseguir estar con alguien de su talla para nosotros en este viaje es majestuoso, su casa de paredes y piso de barro fue hogar por unos días del anidar de estas golondrinas. Felisa nos produjo una especia de fuerza interna para conquistar los sueños viendo que con humor y decisión se puede ganar cualquier batalla.

Aldo Fernández & Julia Santander

Anuncios
  1. Ay Julia tuve oportunidad de conocer a Felisa este Febrero 2013 , Cuanta dulzura y picardía !!! muy bueno el blog abrazo !! Meme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: